La definición de camping está muy clara en cuanto a su concepto; una actividad recreativa al aire libre. Los participantes salen de las zonas urbanas, de su región de origen, o de la civilización y disfrutan de la naturaleza mientras pasan una o varias noches al aire libre en medio de una atmósfera de relax, sin horarios estrictos y sin demasiadas obligaciones.

En este punto es donde necesitamos diferenciar varias maneras de entender el camping. Dependiendo de la localización geográfica, del motivo por el que vamos de camping, de las normativas que rigen el sector en diferentes estados, regiones o zonas y de la propia manera de entender la terminología “camping” para cada uno de los usuarios.

No se vive el camping de la misma manera en Iowa, Estados Unidos, que en Sudáfrica o en la Costa Brava. Las normativas son diferentes y no se puede practicar el camping de la misma manera ni en las mismas condiciones. Así como encontramos lugares donde la acampada libre está del todo permitida en muchos estados americanos, esto sería impensable hacerlo en la Costa Brava.

Es por ello que diferenciamos los siguientes tipos de camping;

1. Acampada libre. Es la que se lleva a cabo en zonas abiertas sin estar sujeta a horarios ni a normas preestablecidas. Sin embargo, en muchos lugares existen agentes controladores de estos espacios. En los Estados Unidos y Canadá los Parques Naturales están fuertemente regulados y como pioneros del camping mantienen una regulación estricta que se rige por el buen uso y respeto del medio ambiente. En algunos lugares la acampada libre está sujeta a una tasa, en otros no.

2. Acampada en zonas privadas. Es la acampada en zonas de camping delimitadas y sujetos a horarios, normas de convivencia y al pago de un alquiler diario por el uso. Es lo que conocemos como camping en Europa. Un establecimiento público o privado que ofrece unos servicios a cambio de un alquiler diario.

3. Acampada cultural o social es la que se produce de la organización de eventos puntuales. Esta acampada se lleva a cabo en zonas habilitadas a tal efecto por un corto periodo. La acampada y la actividad van de la mano. No existe una sin la otra. La organización habilita un espacio con los servicios necesarios para dar viabilidad a la actividad durante unos días.

4. Acampada residencial. Este tipo de acampada está sujeta a las normativas de cada región o país. Consiste en hacer uso del camping turístico como primera vivienda. En la gran mayoría de los países europeos esta práctica no está permitida.

¿Asentado el concepto de “camping” que tiene esta modalidad turística que la hace tan popular?

1. Forma parte de una actividad vacacional. No olvidemos que toda modalidad de camping se lleva a cabo en períodos de vacaciones. Es fácil pensar que en este periodo los usuarios están más acostumbrados al relax, a no seguir unos horarios estrictos y a mantener una actitud más permisiva y abierta.

2. Entorno diferente. El camping se lleva a cabo en zonas preparadas a tal efecto. Espacios abiertos y sin tráfico. En contacto directo con la naturaleza. Ya sea en un camping urbano o en medio del Yosemite National Parc, te rodea un entorno diferente al del día a día.

3. El alojamiento como parte del todo. En el sector del camping tenemos muchas modalidades de alojamiento. Desde la tienda, a las cabañas en los árboles, pasando por los bungalows o una colchoneta en el suelo. En todas ellas el usuario pasa a ser parte activa de la naturaleza a través del mismo alojamiento.

4. Sensación de libertad. El camping, en todas sus modalidades, nos permite no estar sujetos a horarios y nos aportar una sensación de libertad total. La acampada libre nos aporta la libertad total sometida sólo al disfrute de la misma naturaleza sin reservas. El hecho de no estár sometidos a convivir entre cuatro paredes, hace que todo sea más portable.

5. Compartir experiencias con otros. En todas las modalidades de camping podemos compartir experiencias con otros campistas que buscan los mismos propósitos que nosotros. Este hecho hace que el respeto reine a la hora de poner en práctica esta modalidad vacacional.

El camping como actividad recreativa se hizo popular entre las élites a principios del siglo XX. Con el tiempo, creció más democrático y variado. Los campistas modernos frecuentan recursos naturales de propiedad pública, como parques nacionales y estatales, áreas naturales y campamentos comerciales. El camping es una parte clave de muchas organizaciones juveniles de todo el mundo, tales como el escultismo, que lo utilizan para enseñar la autosuficiencia y el trabajo en equipo.

No hay nada más popular que acampar al aire libre. La gente se cansa de alojarse en edificios similares al suyo, si viven en las zonas urbanas. A veces quieren experimentar el gran aire libre y el aire fresco que les puede ofrecer. A veces la gente pregunta si el camping se considera deporte. No es algo que se pueda comparar con los deportes convencionales de hoy en día, sino que es, por derecho propio, una experiencia que ayuda al ejercicio del cuerpo y de la mente de la mejor manera posible.

El camping está de moda. No importa en cuál de las modalidades, ni el tipo de alojamiento elegido ni en qué lugar. El disfrute de una actividad al aire libre rodeado de similares con total respeto a los demás y sin demasiadas restricciones hace que estemos ante la modalidad vacacional con más proyección.